Deporte, migraña y PNI

Las enfermedades y las lesiones afectan al rendimiento deportivo. Al paliar los síntomas nos limitamos a la resignación y, por lo tanto, nunca llega la curación completa. Comprender el problema subyacente, nos permite corregir las afecciones en su raíz. Por eso, la Psiconeuroinmunología (PNI) es de gran ayuda en el deporte.

Ahí tenemos el caso de Dafne Schippers, velocista neerlandesa cuya migraña no impidió que consiguiera el oro en los Juegos Olímpicos de Pekín. ¿Cómo se puede competir en el deporte de élite con una enfermedad tan potencialmente
incapacitante como la migraña? La PNI clinica tiene respuestas.

Cara y cruz de la migraña

La migraña tiene nuestra atención por su vertiente negativa: dolor, aura visual, mareo, náusea, desvanecimiento, etc. Sin embargo, los estudios científicos han permitido definir algunos aspectos positivos de la migraña, algo sorprendente que merece todo el interés.

Aunque los factores desencadenantes externos de la migraña están ahí para todas las personas, es en aquellas con cierta predisposición genética donde tienen especial incidencia. Este genotipo «migrañoso» favorece el sufrir la enfermedad, pero también se han descubierto «habilidades» positivas derivadas. A saber:

– Una media de siete años más de esperanza de vida.
– Un 30 % menos de probabilidades de desarrollar cáncer.
– Mayor capacidad de bloqueo de enfermedades infecciosas cerebrales.
– Mayor capacidad de alarma o sensibilidad ante los peligros, lo que resulta en menos accidentes.

Factores de riesgo de la migraña

Aprovechar las virtudes ocultas de esta dolencia sin sufrir sus efectos negativos pasa por conocer los factores de riesgo:

  • Alimentación. El consumo de ácidos grasos omega 3 en la dieta actual y anterior. ¿Hubo un aporte adecuado durante la
    fase fetal en el embarazo y luego en la infancia? La carencia de magnesio también afecta.
  • Función hepática. Por genética, el hígado de algunas personas trabaja peor en la transformación de algunas sustancias.
    Esto las hace más proclives a la migraña.
  • Trauma craneal. Un cerebro dañado pierde la capacidad de consumir su fuente de energía (glucosa), ya que tras un
    trauma disminuyen los agentes que llevan este azúcar a las neuronas.
  • Estrés patológico. Es el estrés no puntual, aquella presión nerviosa que ni cesa ni tiene perspectivas de cesar (o así lo percibe la persona).
  • Ejercicio físico. Este factor es positivo porque mejora el riego sanguíneo en el córtex prefrontal.

La solución desde la PNI clínica

Se debe modificar la estructura cerebral para eliminar la fase de crisis de las migrañas. Esta fase está relacionada con la sustancia química glutamato, que se libera durante estas crisis y favorece la hipersensiblidad y la aparición del dolor. En FIOS Formacio i Salut enseñamos a aplicar terapias de  psiconeuroinmunología, que resuelven las crisis puntuales (beneficio rápido) pensando en la modificación neuroanatómica a largo plazo (beneficio lento). Mayor rendimiento deportivo y menos lesiones con PNI clínica.

 

Fuente: Natura Foundation

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fios Salud y Formación