La paleodieta ¿Cuestión de ciencia o pseudociencia?

paleodieta pni

Desde hace años se viene afirmando desde la psiconeuroinmunología que el hombre prehistórico se alimentaba más de pescados, moluscos y plantas que de carne. Y es que es de lógica pensar que era mucho más sencillo y menos peligroso, acudir a las plantas y al pescado que enfrentarse al duro trabajo de cazar.

Entonces, si la paleodieta como así lo afirman los expertos consistía fundamentalmente en pescados, moluscos y un gran número de especies de plantas diferentes, ¿por qué a lo largo de la historia se ha presentado al hombre como fundamentalmente carnívoro? Pues  probablemente la confusión venga de que los restos que se han llegado hasta nosotros son fundamentalmente huesos y de ahí la equivocación.

Estudios científicos

Es por todo ello, que un grupo de científicos de la Universidad Bar-llam de Israel se ha propuesto acabar con este mito a través de un estudio de restos de un asentamiento de hace 780.000 años. Entre los 100.000 restos que se han encontrado, hay 117 tipos de plantas de las cuales se cree que al menos 55 formaban parte de la alimentación de nuestros antepasados. Frutas y frutos secos, tubérculos, bulbos e incluso plantas acuáticas, forman parte de este curioso hallazgo.

Entonces, ¿qué ocurrió? ¿Por qué nuestra dieta se devaluó tanto y el alimento vegetal pasó a un segundo plano con el tiempo? Pues todo empezó a cambiar desde la revolución industrial, el alimento procesado pasó a formar parte indiscutible de nuestro día a día, un hecho que ha resultado no ser nada beneficioso para nuestra salud según se afirma desde el fios formacio. Y es que al restringir nuestro cuerpo a la ingesta de tan solo un número limitado de alimentos y además procesados, enfermamos antes y con más frecuencia.

Por eso, cada vez más desde la PNI clinica se está apostando por volver a la paleodieta, la dieta de nuestros ancestros.

El ahorro en la utilización de la glucosa debe ser compensado por un aumento de la degradación de otros sustratos energéticos, principalmente los triglicéridos intramusculares. Tanto es así, que independientemente de la nutrición que se siga, a medida que mejora el estado de forma de un sujeto, su organismo por naturaleza tratará de mejorar el almacenamiento y utilización de los triglicéridos intramusculares. Entrenar en ayunas ha demostrado ser más efectivo que el entrenamiento con las reservas llenas para promover esta adaptación fisiológica. En el gráfico se puede observar una mayor depleción de las reservas de triglicéridos intramusculares en las fibras tipo I y tipo IIa, cuando se practica el ejercicio en ayunas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Fios Salud y Formación

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies