La importancia del Omega 3 en la nutrición

omega 3 pni

Mucho hemos oído hablar de lo beneficiosos que son los ácidos grasos de la clase omega-3. Sin embargo, seguramente, no sabemos muy bien el porqué. Pues bien, este tipo de sustancias son producidas por nuestro organismo solamente en pequeñas cantidades. Por ello es preciso llevar una alimentación lo más equilibrada posible, dentro de la cual el pescado y otros alimentos aportan este nutriente esencial. En consecuencia, la nutrición es el aliado perfecto de nuestro organismo para asegurar su funcionamiento correcto.

Estos ácidos son los responsables, a nivel de las membranas celulares del cerebro, de contribuir a un correcto funcionamiento mental, es decir, memoria a corto y largo plazo, atención y velocidad de procesamiento, entre otras funciones.

Los beneficios del ácido docosahexaenoico a nivel mental

Debido a su excelente rol dentro del organismo, deberíamos concienciarnos de la necesidad de incluir en la dieta alimentos que contienen omega-3 para asegurarnos una buena función cerebral. Los expertos en psiconeuroinmunología señalan, mediante sus estudios de PNI clinica, que las cantidades diarias que una persona debe consumir de DHA son variables, dependiendo de las necesidades de cada paciente pues son varios los factores que determinan la cantidad que debe
ingerirse.

Aun así, señalan que en torno a los quinientos miligramos diarios podría ser una dosis terapéutica óptima, siempre dependiendo del tipo de trastorno específico que vaya a tratarse.

De acuerdo con este estudio, los profesionales apostillan que los resultados no son inmediatos, pues es preciso esperar alrededor de un mes para poder evaluar los primeros síntomas de mejoría derivados de la ingesta de DHA. Lo que sí está demostrado es que tras iniciar el tratamiento y pasar el tiempo de prueba, los pacientes han experimentado mejorías especialmente en la memoria a largo plazo e, incluso, en la capacidad de atención tras concluir el proceso.

El ahorro en la utilización de la glucosa debe ser compensado por un aumento de la degradación de otros sustratos energéticos, principalmente los triglicéridos intramusculares. Tanto es así, que independientemente de la nutrición que se siga, a medida que mejora el estado de forma de un sujeto, su organismo por naturaleza tratará de mejorar el almacenamiento y utilización de los triglicéridos intramusculares. Entrenar en ayunas ha demostrado ser más efectivo que el entrenamiento con las reservas llenas para promover esta adaptación fisiológica. En el gráfico se puede observar una mayor depleción de las reservas de triglicéridos intramusculares en las fibras tipo I y tipo IIa, cuando se practica el ejercicio en ayunas.

Tags :

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fios Salud y Formación