Quote Post

FIOS

02 junio 2016

No hay comentarios

La vida intermitente

Nuestro instinto de supervivencia muy rara vez se ve verdaderamente estimulado. Todos los días tenemos comida en la mesa, el agua potable sale normalmente del grifo y a nuestros últimos enemigos biológicos los tenemos controlados con antibióticos. Al final, esta rutina inamovible es nefasta para el cuerpo y la mente.

Los retos de la vida cotidiana no son nada en comparación con los cuellos de botella que tuvieron que atravesar nuestros ancestros. Para sobrevivir, nuestra especie solía tener que utilizar al máximo su ingenio y resistencia. En nuestra lucha contra la imprevisible naturaleza, hemos evolucionado de simios fuertes a personas inteligentes.

Lo que no se usa...

Desde entonces hemos adaptado en gran medida nuestro entorno a nuestros deseos. Pero nuestros deseos no siempre coinciden con nuestras necesidades. Para sobrevivir, ya no tenemos que hacer ejercicio intensivo, pensar mucho ni improvisar, lo que ha vuelto nuestra vida menos variada y desafiante. En consecuencia, nuestros músculos se atrofian, nuestras neuronas languidecen y nuestro sistema inmune se vuelve contra nosotros. Lo que no se usa, se pierde.

Esto nos hace preguntarnos: ¿podemos seguir llamando con razón a nuestra especie Homo sapiens? ¿No nos estamos convirtiendo poco a poco en un Homo fragilis, un ser humano desvalido y vulnerable que a duras penas puede traducir en hechos su instinto de supervivencia? Puede ser, pero aún no ha pasado, afortunadamente. La tendencia actual no está determinada en nuestros genes. Si queremos, en una sola semana podemos volver a estar sanos, en forma y motivados. ¿Pero cómo?

La vida intermitente

La vida intermitente es la única respuesta a esta pregunta. Este nuevo método es el futuro, y es la prolongación natural del ayuno intermitente, esto es, la restricción de calorías mediante el ayuno regular. Así se vuelve a desafiar al cuerpo y al cerebro a “sobrevivir”. Y eso es algo que se les da fenomenal: cada vez más estudios demuestran que el ayuno intermitente reduce el riesgo de cardiopatías, prolonga la vida y ayuda a tener un cerebro activo y resistente al estrés.

Pero la vida intermitente es más aún: es variedad y desafío en todas las áreas de la vida. Además del ayuno y una dieta con más de 120 alimentos saludables, la vida intermitente agrupa todas las intervenciones que han demostrado devolver a nuestro cuerpo lo que nos hace humanos: salud, ganas de movernos, fuerza, inteligencia, motivación, flexibilidad, creatividad y capacidad de defensa.

Leo Pruimboom

Leo Pruimboom
Asesor Científico de la Fundación Natura, terapeuta según la Psiconeuroinmunología clínica, diplomado en Fisioterapia y Fisiología.

Quieres ampliar tus conocimientos como profesional de la salud? Durante el programa de PNI adquieres conocimientos sobre psicología, neurología, inmunología, biología evolutiva, alimentación y sobre la ciencias de la actividad física y del deporte. A partir de éste nuevo conocimiento aprenderás a reconocer, interpretar y realizar un plan integral de PNIc sobre los mecanismos de acción alterados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fios Salud y Formación